9 julio, 2019

Diversificación energética

Un compromiso a nivel europeo

Un compromiso a nivel europeo

El paquete normativo conocido como “Energía limpia para todos los europeos” define la hoja de ruta para materializar el compromiso alcanzado por la Unión Europea en la Cumbre de París de 2015, una reducción en el 2030 del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto al año 1990.

Los objetivos que se plantean son: una reducción de emisiones del 21% respecto a los niveles de 1990, una cuota de renovables del 42% sobre el total de la energía final y una mejora de la eficiencia energética de hasta un 39,6%. Además, se prevé que la contribución de las renovables en el mix eléctrico alcance hasta un 74% en 2030. ¿Qué suponen todos estos propósitos? Que la transición energética requerirá de un esfuerzo colectivo considerable por parte de la sociedad y del sector eléctrico en particular. Este sector debe aportar una mayor reducción de emisiones en términos absolutos y también será imprescindible para alcanzar de una manera eficiente las soluciones previstas por la Unión Europea en el resto de sectores.

La electrificación acompañada de un correcto mix de generación renovable tiene una serie de beneficios como una mayor eficiencia energética, reducción de la contaminación en el ámbito local, menor dependencia energética y una clara mejora de la balanza comercial, aspectos que inciden directamente en los ciudadanos y en la economía. En definitiva, el sector eléctrico jugará un papel clave en la transición energética y traerá aparejado consigo una serie de retos que estarán relacionados con la generación de la electricidad y las nuevas formas de consumo de la sociedad.

En este contexto, el desarrollo de la red de transporte es un factor clave para asegurar que las políticas de transición energética se cumplen de manera eficaz y eficiente, garantizando en todo momento que los cambios en el sistema de producción-demanda se lleven a cabo sin poner en riesgo la seguridad y la continuidad del suministro. ¿Qué retos implica esto? Incrementar las inversiones significativamente en la red de transporte para dar una respuesta adecuada a las necesidades de suministro y a la integración del contingente de energías renovables, avanzar hacia redes más inteligentes y ampliar las interconexiones.


Temas relacionados


Post recientes

Nuestras Cookies...
Cerrar

Este sitio utiliza cookies y analíticas de dispositivos para darte la mejor comunicación y experiencia posible. Al cerrar este aviso, aceptas nuestro uso de cookies y análisis.
Obtén más información aquí.