17 septiembre, 2019

Ruido

París toma cartas en el asunto

París toma cartas en el asunto

Londres, Madrid o Berlín están llevando a cabo una serie de políticas de movilidad ciudadana con el fin de reducir el número de automóviles que hay en circulación y disminuir así los niveles de contaminación. Pero París quiere ir más allá, y seguir los pasos de ciudades como Ginebra, diseñando una nueva política en torno a la contaminación acústica.

¿De qué trata esta nueva política? De la implementación de los famosos “radares de ruido”, estos dispositivos van colocados en las farolas y su principal función es medir y geolocalizar la procedencia de todos aquellos sonidos que sobrepasen los decibelios catalogados como perjudiciales. Están diseñados tanto para capturar el nivel de ruido como su origen, de tal forma que se identifica de forma rápida y sencilla a todos aquellos vehículos que están incumpliendo la normativa establecida. El radar está formado por una serie de micrófonos que miden los decibelios cada décima de segundo para elaborar posteriormente un esquema donde se ve reflejado el rastro que ha ido dejando el ruido desde su procedencia.

Estos dispositivos están diseñados por la agencia de evaluación del ruido Bruitparif, aunque todavía son solo un borrador se espera que sean presentados al gobierno como propuesta en los próximos meses. Uno de los radares de prueba se encuentra situado a unos cinco kilómetros del aeropuerto de Orly, concretamente en Villeneuve Le Roi, donde está recopilando la máxima cantidad de datos para tratar de convencer al resto de Francia de que esta es la senda que seguir en materia de contaminación acústica.

Según un último estudio elaborado por DKV, este tipo de contaminación perjudica al 76% de los españoles. Es muy importante tener en cuenta este dato ya que el ruido es el cuarto factor en orden de importancia que más afecta a los ciudadanos. Por ejemplo, Barcelona es la ciudad con mayor contaminación acústica de todo el país y la 7º a nivel mundial. La Agencia Europea de Medio Ambiente asegura que cada año 1.100 personas mueren en España de forma prematura y a causa del ruido. 

Volvo trabaja día a día para mejorar sus autobuses en cuanto a sostenibilidad se refiere, para Volvo el silencio es oro. El reto del ruido cada vez va ganando más importancia en la agenda de las ciudades ya que sus efectos sobre la salud pública, como se ha comentado, están bien documentados. Con el Volvo 7900 Híbrido las emisiones de ruido se reducen y, con ellas, la necesidad de remediarlas.


Temas relacionados


Post recientes

Nuestras Cookies...
Cerrar

Este sitio utiliza cookies y analíticas de dispositivos para darte la mejor comunicación y experiencia posible. Al cerrar este aviso, aceptas nuestro uso de cookies y análisis.
Obtén más información aquí.